Escriba así no lo lean ...eso le alimenta su ego

/ Columnistas
 Escriba así no lo lean ...eso le alimenta su ego


Produce extremo dolor un hecho como el sucedido el pasado lunes, la muerte de 71 personas relacionadas con el mundo del fútbol, tal vez por ello la conmoción que de manera generalizada ha causado este hecho a nivel mundial y como consecuencia los millones de mensajes que desde el anonimato, personas sin relación con alguno de los deudos, han escrito con el fin de manifestar sus condolencias y su sentido pésame a desconocidos.

Puede sonar un poco, o tal vez muy indolente. Lo sé. Pero me ha causado estupor el manejo de redes sociales en estos días. Más que dolor, se demuestra un profundo irrespeto a quienes en este momento están consumidos por la tragedia que significa la pérdida de un ser querido, un familiar, un amigo, siquiera un conocido y en cualquiera de esas categorías podemos incluir a quienes consideran que quienes pertenecen al equipo de sus amores son parte integral de su vida, así lo pueden sentir muchos.

Como buen usuario de las redes sociales, acepto que diariamente estoy revisando mucha información a través de ellas, pero durante esta semana el tiempo dedicado a las mismas ha disminuido considerablemente, hecho que es causado por la cantidad de mensajes que he encontrado en los cuales, personas que conozco o sigo, algunas por intereses particulares, otras por que se han convertido en buenas fuentes de información o de opinión, sin ningún desparpajo han enviado sus mensajes de condolencia a personas a quienes no conocen y no representan nada en su vida.

No puedo negar que me causó algo de dolor lo sucedido, pero ello dista mucho de que por ello me considere con el derecho a importunar a personas con dolor que no saben que yo existo, si es que esa diezmillonésima posibilidad de que lean mi mensaje llegara a suceder. Desafortunadamente la aparición en la red, así sea para que lo lean cinco amigos no más, se ha convertido en una necesidad casi que vital para algunos, quienes creen que no hacerlo los pone por fuera del espectro de la popularidad.

El afán de protagonismo y de estar a la moda son los motivadores que impulsan a perfectos desconocidos a inundar la red, no importa que no me lean, solo que yo escriba, eso alimenta mi ego y mi auto valoración.

La demagogia y el oportunismo se han apoderado por estos días de las redes. Todo el mundo opina, nadie quiere quedarse sin su mensaje. Cantantes, políticos, actores, empresarios, empleados, etc., han expresado su “profundo dolor” y de manera irresponsable, como megáfonos publicitarios, los medios de comunicación han hecho eco de ello. Como lo decía al inicio, no quiero sonar indolente, pero el dolor lo sienten unos pocos, no todos quienes lo han manifestado.

Esta es una nueva manifestación de que la facilidad de acceso y la inmediatez se convierten en el aliado perfecto para que la red se inunde de basura. Eso puede suceder, lo que no nos podemos dar el lujo es de ser borreguitos mansos que nos vamos detrás de movimientos de opinión, en muchas ocasiones generados irresponsablemente a través de estos medios.

 


Omar Alonso Patiño CPor: Omar Alonso Patiño C.